Este tipo de video es el que no puede faltar en tu estrategia de creación de contenido para que tus clientes aprendan rápidamente sobre tu producto y quieran usarlo.

Existe una variedad amplia de tipos de videos para promocionar tus productos o servicios.

Si bien cada uno cubre una necesidad diferente y te ayuda con tu estrategia de marketing, es importante prestarle especial atención a los video tutoriales. 


 

¿Cuáles son las ventajas de crear video tutoriales?

Estarás dando una bienvenida privilegiada a los nuevos usuarios al guiarlos paso a paso sobre cómo funciona tu producto, hasta el punto de casi convertirlo en una experiencia personal.

 

Con los tutoriales, puedes lograr generar un mayor alcance y conexión – los usuarios comprometidos, recién llegados, o hasta los experimentados se verán beneficiados y encontrarán algo para aprender.

 

Cuanto antes puedan tus potenciales clientes entender cómo se utiliza tu producto o servicio, tendrás mayores y más veloces probabilidades de acercarlos a la instancia de compra.

 

También es prueba de que tu producto realmente funciona. Seguramente ganarás mayor credibilidad para tu marca porque puedes demostrar todo lo referente a tu producto.

 

Otra ventaja importante es la posibilidad de generar un efecto espiral, donde tus propios usuarios empiezan a crear tutoriales caseros sobre cómo utilizar tu producto o servicio.

 

 

Cómo hacer un video tutorial

  • Estructura tu contenido y empieza siempre por lo básico. Como apertura, es fundamental contarle a tu audiencia qué van a aprender con el tutorial.

 

  • Divide tu información en una progresión lógica. ¿Cómo se completa una tarea de comienzo a fin? Esto debería ser alcanzable dentro de un tiempo razonable, con 3-4 minutos siendo el tiempo máximo deseado.

 

  • Mantén tus imágenes y sonido claros, da ejemplos concisos y simples.

Esto puede parecer que no tiene mucha ciencia, pero verás que tendrás que repetir tus pasos porque no fueron tan sencillos como esperabas.

  Dicho esto, asegúrate de ensayar lo que estés enseñando para que la comunicación fluya.

 

  • ¡El silencio está prohibido! Utiliza una voz en off (la tuya inclusive) para explicar cada paso.

Ayuda a incorporar nuevos conceptos y convierte tus esfuerzos en algo más valioso para un usuario nuevo.

Puedes utilizar micrófonos como el Zoom o Tascam para grabar una voz, o ¡inclusive hay ciertos celulares que tienen buenos grabadores de sonido!

Si quieres grabar y utilizar un micrófono integrado desde tu computadora utilizando capturas de pantalla, una gran herramienta para esto se llama Jing.

También puedes utilizar Audacity, un programa práctico que incluye la grabación y edición de audio gratis desde el escritorio de tu computadora.

 

  • Mejor consejo: No hay necesidad de asumir nada. Es muy probable que estés intentando dirigir tu tutorial a nuevos usuarios que querrán entender tu producto mejor, entonces crea un paso a paso hecho para un principiante y evita pensar que algunas cosas se explican por sí mismas.

Cualquier cosa que se deja de entender hará que tu producto parezca más complicado de lo necesario.

 


Éste es nuestro propio ejemplo de cómo empezar con Wideo:

 

 

Una vez que hayas cubierto lo básico, puedes considerar crear tutoriales más específicos para usuarios avanzados.

Hacer un tutorial paso a paso podrá poner a prueba tu paciencia y compromiso, pero es clave tener algo en cuenta: estás creando un tutorial no solamente para ayudar, sino para crear un sentido de comunidad.

Esa última palabra, combinada con tu emprendimiento, es invaluable.


Imagen diseñada exclusivamente por Freepik para Wideo.co