Si como dice el dicho “una imagen vale más que mil palabras”, según un estudio de Forrester Research un minuto de video vale más que un millón ochocientas mil palabras. Números más, números menos, la estadística alcanza para que consideres seriamente hacer tu primer video con el objetivo de difundir tu producto y servicio y generar mayor interacción con tu audiencia potencial.

Sin embargo, si quieres desarrollar una estrategia de marketing integral, lo más conveniente es crear varios videos y no uno solo. Un estudio de Aberdeen Group revela que el 60% de las mejores empresas están usando video durante las distintas instancias del funnel de marketing (ver imagen abajo). También llamado embudo en español, el funnel grafica el proceso de adquisición de un cliente, desde que conoce tu marca hasta que te ganaste su confianza y compra tu producto.

Por lo tanto, un modelo de conversión basado en video marketing le aportará a tu marca nuevos contactos y ventas, así como una identidad visual construida a lo largo del funnel. Te proponemos crear una mezcla dinámica de contenidos de video con nuestras plantillas para extender tu alcance y ayudar a tu equipo de ventas en la concreción de mayores conversiones.

El funnel de marketing

La cima del funnel

Para empezar, el contenido a crear en la primera instancia del funnel consiste en enterar a tu target acerca de la existencia de tu producto o servicio. Conviene enfocar estos videos en llamar la atención del usuario y contarle las soluciones que tu producto les brinda, en vez de solo hacer una venta. Aquí tienes un ejemplo genial de un video explicativo simple y efectivo:


Además de crear un video explicativo, en esta etapa también puedes realizar los siguientes videos:

Consejos y Cómo hacer: demuestra cómo resolver tareas simples vinculadas a tu producto en pocos pasos o brinda tips que dejen en claro tu conocimiento sobre el tema. Mostrarte comprometido con tus usuarios reforzará la credibilidad de tu producto o servicio.

Infografías en video: crear una representación visual sintética sobre un tema relacionado a tu industria es una forma de generar confianza con tus clientes potenciales.

Contenido humorístico: con efectos de edición divertidos, muéstrale a tus usuarios  cómo es tu oficina, tu equipo de trabajo o crea situaciones cómicas a partir de lo cotidiano. A veces, este tipo de contenidos humanizan tu marca y la vuelven amena para el público.

La mitad del funnel

En esta instancia, cuando tus potenciales clientes ya están considerando adquirir tu producto o servicio, el foco de tus contenidos debe estar orientado a que puedan aprender algo más, evaluar la compra y, por último, realizarla. Además de brindarles más información, es tu oportunidad de ser persuasivo y convencerlos: lo que tienes para ofrecerles es la solución que ellos están buscando.

¿Qué videos realizar?

Testimonios de clientes: comparte la opinión de tus clientes satisfechos y cómo tu producto o servicio los ayudó en su negocio o en su vida.

Demos de producto: tómate el tiempo de crear un video simple que muestre cómo funciona tu producto o servicio. Mira este ejemplo de Experts Educating Patients:

Casos de estudio: arma un video con los casos de éxito de clientes que hayan usado tu producto y mejorado sus conversiones, o bien aumentado el número de registros de usuarios.

* Consejo: aprovecha las plantillas de Wideo para demos de producto. Te ayudarán a hacer mejores videos de un modo muy sencillo.

El final del funnel

En la parte más angosta del funnel, los videos de marketing sirven para cerrar ventas, pero también son útiles para darle mayor confianza a tus clientes. Porque el éxito de tu estrategia de video marketing será completo si tus clientes vuelven a comprarte y logras construir una relación sólido con ellos. Para esta instancia de conversión y retención, puedes crear estos videos:

Preguntas frecuentes: arma una serie de preguntas acerca de tu producto que se puedan responder mediante un video.

Videos instructivos: crea videos para las preguntas que les puedan surgir a tus clientes post-venta. Es bueno estar preparado para esos imprevistos.

Actualización de productos: mantén informados a tus clientes mediante videos acerca de cada nuevo desarrollo, cambio de precio, nuevo lanzamiento de producto o nueva funcionalidad. Es la mejor forma de dar a conocer las novedades y que las prueben o incorporen.

Asegúrate de que tus clientes te contacten fácilmente y de darles respuesta siempre. Es aquí donde harás la diferencia con ellos.

En síntesis, el video es el formato de contenido preferido de los usuarios, y también es el más persuasivo. Si creas varios tipos de videos a lo largo del funnel de ventas, lograrás llegar a tu objetivo construyendo imagen de marca y credibilidad. Mejor todavía, te estarás haciendo un favor, ya que los videos te servirán para medir resultados de tus acciones, difundir tu marca en redes sociales y mejorar la relación con tus clientes: todo en una secuencia de imágenes sucesivas.